Competencia desleal de productos extranjeros deteriora el crecimiento de las empresas mexicanas

0
272
  • Empresas mañosas ponen en riesgo la salud de los mexicanos.
  • Engañan con productos químicos y destruyen la economía de productores y comerciantes honestos.
  • “Peligro a la salud con productos casi sintéticos en el mercado”.

 

La introducción de productos lácteos del extranjero a menor costo que los que se generan en el país, mismos que tienen un valor nutricional menor a los 100 por ciento naturales, constituyen una competencia desleal que pone en peligro la salud de los consumidores, afectando a las empresas que priorizan ofrecer calidad, sin arriesgar a las personas a contraer enfermedades derivadas de altos niveles de sales, caseínas y fosfatos, a lo que se suman los consorcios nacionales que se dedican a la venta de quesos “análogos” .

Así lo señaló Rafael de la Huerta, ingeniero de producción de la empresa “Lacto Productos El Lobo”, quien cuestionó la manera en que se ha ido imponiendo en el mercado una competencia desleal, donde se venden imitaciones de quesos a precios más bajos que los quesos originales.

Indicó que esta situación tiene que ver con la política aplicada por los estados de los países de los cuales México es socio comercial, ya que venden productos más baratos de lo que cuesta producirlos aquí, “en detrimento de nosotros”.

Dijo que desde que se generó el Tratado de libre Comercio (TLC), hoy T-MEC, se señala que la producción de alimentos está subsidiada de forma directa o indirecta por el mecanismo de “dumping” (venta de un producto por debajo del precio de su costo).

Añadió que cuando entró en función el TLC, una de las estrategias del gobierno para mantener bajos los costos de los alimentos, fue justamente el aprovechar los alimentos baratos del exterior, “aunque ahora por las guerras de Ucrania y hasta de La Franja de Gaza, el costo del petróleo que se está volviendo más caro, vemos el impacto en los alimentos, que han subido de precio”. Esa condición que había, permitía mantener una cierta estabilidad en los precios, precisó.

Aseguró que los productos que simulan a los originales como los combinados lácteos, las fórmulas lácteas o los quesos “análogos” no nutren igual que un producto natural y sí generan daños a la salud a largo plazo. Esto, porque antes se consideraba que la grasa vegetal era más sana que la de origen animal, pero transformada, produce depósitos de grasa en el sistema circulatorio”, resaltó.

“Políticamente, no resulta tan rentable ni llamativo y sería desfavorable electoralmente el quitar los productos baratos” lamentó el ingeniero de producción de El Lobo. En contraste, dejó en claro que la empresa en la que se desempeña, cumple con las normas de la Secretaría de Salud y de la Cofepris, para generar un producto inocuo y que sea de alto valor nutritivo, ya que está hecho a base de leche al 100 por ciento, más calcio y cuajo, lo que determina la calidad y el sabor de los productos.

“Nosotros no trabajamos productos agregados porque alteran el sabor, así como las características físicas y químicas, si bien estos elementos que se agregan ayudan a disminuir el costo, el detalle es que representan un riesgo a la salud”, reiteró.

Para el año entrante, adelantó, tanto la Secretaría de Salud como la Cofepris, han prohibido ya el uso de grasas trans en los alimentos, ya que una de las formas más características de extender los quesos y bajar los costos, es agregando grasas vegetales que vienen de origen de maíz, de sémolas, de soya, entre otras, que son hidrogenadas.

“En este proceso se generan grasas trans que se depositan en las venas y por ello, son promotoras de las enfermedades cardiovasculares y ataques al corazón”, expresó.

Informó que la empresa está trabajando con los productores nacionales para estar consumiendo su leche, “de otra manera, si hiciéramos otro tipo de quesos como los llamados extendidos, con leche en polvo, caseínas, caseinatos, eso favorece a la industria extranjera en detrimento de la producción nacional”.

“Y es que el precio de la leche tiene mucho que ver, puesto que el que fija Liconsa, hoy Segalmex, así como el precio internacional de la leche en polvo, son factores que ponen al productor en una situación muy difícil, porque no tiene los medios ni los apoyos para generar una leche competitiva”, recalcó.

“A nosotros nos causa mucha problemática porque tenemos que competir con los quesos análogos y quesos rellenos, que llevan almidones, grasas vegetales, caseínas lácticas, sales como el citrato y el fosfato, sabores artificiales que operan contra las características organolécticas del queso, simulando que dan con las características que deben tener”, subrayó.

Sin embargo, apuntó, lo que se conoce como “pechugas de pollo”, no lo generan bien, lo operan rápido y al fundirse, liberan mucha grasa y nunca llegan bien a dorarse, sencillamente porque no llevan lactosa.

“Los quesos extendidos o núcleos, son un tipo de quesos análogos producidos a través de caseínas, almidones, grasas vegetales, sabores artificiales, las sales que son secuestradoras de calcio, muy malas para la salud, porque pueden generar cálculos renales”, advirtió.

Insistió en que el queso “análogo” casi no tiene saber ni deshebra, pero debido a su costo ha ido ganando mercado, lo que hace que los jóvenes y la población en general, hayan perdido la costumbre y características de un buen queso, que sepa y se vea como queso Oaxaca natural.

“Cuando prueban nuestros productos, ven la diferencia con los otros, porque nosotros ofrecemos algo que es sano, de leche, en apoyo al sector primario”, destacó.

Aclaró que no se está en contra de que haya otras productoras porque a final de cuentas el mercado es para todos, “a lo que nos oponemos es a esa competencia desleal, que se les denomine quesos y que se nos iguale, porque esos productos no se equiparan a los valores nutricionales de los nuestros”.

“La autoridad nos habla de que debemos cuidarnos de la obesidad, pero estos quesos con esas caseínas y almidones, generan un índice glucémico superior a los quesos naturales, que fomentan la obesidad, aunado a las grasas vegetales”, puntualizó.