CONTEXTOS/ Los gestores de contenido

0
244

Por Teófilo Benítez Granados, Rector del Centro de Estudios en Ciencias Jurídicas y Criminológicas (CESCIJUC).
Los primeros sistemas de administración de contenidos fueron desarrollados por organizaciones que publicaban una gran cantidad de contenidos en Internet. Ellos necesitaban continuas actualizaciones como revistas en línea, periódicos y publicaciones corporativas e institutos de investigación.
En 1995, el sitio de noticias tecnológicas CNET ideó sus sistemas de administración de documentos y publicación. Entonces creó una compañía llamada Vignette, pionera de los sistemas de administración de contenido.
La evolución de Internet hacia portales con más contenido y la alta participación de los usuarios directamente, a través de blogs y redes sociales, convirtieron a los gestores de contenidos en una herramienta esencial en Internet, tanto para las instituciones como para las personas.
El gestor de contenido es una herramienta esencial para impartir educación en línea debido a que es una aplicación informática usada para crear, editar, gestionar y publicar contenido digital multimedia en diversos formatos.
El gestor de contenidos genera páginas web dinámicas interactuando con el servidor web para gestionar la página bajo petición del usuario con el formato predefinido y el contenido extraído de la base de datos del servidor.
El uso de Internet representa el acceso rápido a la comunicación de la aldea global. Internet es un medio que posibilita comunicarnos, almacenar, buscar y transferir información sin que el usuario tenga una formación especializada en informática.
En ese medio podemos encontrar instituciones educativas, científicas, de investigación y gubernamentales.
Rafael E. Bello Díaz, investigador, plantea: El espacio virtual, que le llaman aula sin paredes, cuyo mejor exponente actual es la red Internet, no es presencial sino representacional, no es proximidad sino distal, no es sincrónico sino multicrónico, y no se basa en recintos espaciales con interior frontera y exterior, sino que depende de redes electrónicas cuyos nodos de interacción pueden estar diseminados por diversos países.
Ahora, si bien es cierto que es preciso diseñar nuevos escenarios y acciones educativas para el entorno cibernético, esto sólo se ha logrado en algunos países.
En los países emergentes se requiere extender y posibilitar el acceso a las redes de información. Además, se debe capacitar a las personas que diseñarán y aplicarán completamente el modelo educativo en línea.
En otras palabras, además de aplicar las nuevas tecnologías a la educación, hay que diseñar ante todo nuevos escenarios educativos donde los estudiantes puedan aprender a moverse e intervenir en el nuevo espacio virtual.
El panorama puede ser difícil en los países donde no se ha abatido el analfabetismo. Existe una correlación entre analfabetismo e indicadores bajos de desarrollo como industrialización, urbanización, Producto Nacional Bruto y per cápita entre otros.