México y EUA redoblarán lucha contra el fentanilo y migración ilegal

0
183

México y Estados Unidos acordaron este jueves redoblar sus esfuerzos contra el tráfico de fentanilo y la migración ilegal, durante una reunión de seguridad marcada por el sorpresivo anuncio de Washington de ampliar el muro fronterizo.

Advirtiendo que se trata de un “desafío mundial”, el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, anunció en rueda de prensa que la lucha contra el fentanilo -que mató a decenas de miles de personas en Estados Unidos en 2022- se enfocará en el rastreo de precursores químicos que se contrabandean desde China.

También apuntará al desmantelamiento de “laboratorios clandestinos”, añadió. México asegura que el fentanilo no se produce en su territorio, pero admite que cárteles mexicanos compran el opioide para mezclarlo con otros alucinógenos.

“Es la peor droga que hayamos visto”, aseguró en la misma conferencia el fiscal general estadounidense, Merrick Garland, quien subrayó que el tráfico de esa sustancia, así como el de migrantes y de armas, constituyen “retos acuciantes”.

Ambos funcionarios agradecieron a México la reciente extradición a Estados Unidos de Ovidio Guzmán, uno de los herederos de Joaquín “Chapo” Guzmán, acusado de traficar fentanilo. “Es un poderoso símbolo de lo que podemos lograr trabajando juntos”, afirmó Garland.

“No será el último”, alertó el fiscal, quien ya había anunciado que pedirá la detención y entrega de otros tres hijos del “Chapo“, exjefe del Cártel de Sinaloa que purga cadena perpetua en Estados Unidos.

Ese grupo y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) son los más poderosos de México y sus nexos se extienden a varios países.

Tras el encuentro que estuvo encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el mandatario expresó: “vamos mucho muy bien y yo creo que vamos a poder los dos países enfrentar nuestros problemas, nuestras dificultades”.

Ampliación de muro

En el Diálogo de Seguridad de Alto Nivel, la Marina mexicana propuso crear una “coalición de países” para detener el contrabando de precursores, mientras Washington se comprometió a compartir un “informe mensual del movimiento de armas de fuego” hacia su frontera sur, un reclamo sistemático de México que incluso demandó a armerías estadounidenses por comercio negligente.

Respecto al anuncio de la ampliación del muro fronterizo para contener la migración de personas indocumentadas, se detalló que el nuevo tramo será levantado en el Valle del Río Bravo (Texas), una de las áreas más porosas para la entrada de migrantes, según la resolución publicada este jueves y criticada por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

“Es un retroceso porque eso no resuelve el problema, hay que atender las causas (de la migración)”, dijo el mandatario a la prensa poco antes de recibir a Blinken.

Pero su par estadounidense, Joe Biden, se justificó explicando que los fondos habían sido asignados para ese fin durante el gobierno de su antecesor, Donald Trump, y que legalmente no podía cambiar su destino.

“No hay ninguna nueva política del gobierno con respecto al muro fronterizo”, aseveró el secretario estadounidense de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas. “Nos oponemos a la construcción del muro”, agregó.

“Más difícil” migrar

La reunión abordó por primera vez la migración como un problema de seguridad.

En tal sentido, Mayorkas advirtió que Estados Unidos hará “que sea más difícil ingresar por medios ilícitos”, y confirmó un acuerdo con Venezuela para deportar a ciudadanos de ese país que hayan ingresado irregularmente.

Recordó que Washington otorgó estatus de protección temporal a los venezolanos que habían llegado a Estados Unidos hasta el pasado 31 de julio, por lo que quienes ingresaron ilegalmente después de esa fecha quedan excluidos del beneficio.

La crisis migratoria es una papa caliente para Biden de cara a las elecciones de 2024, en las que intentará ser reelegido probablemente en una contienda con Trump.

Por ello, Blinken se reunió el miércoles con sus pares de México (Alicia Bárcena), Colombia (Álvaro Leyva) y Panamá (Janaina Tewaney), puntos clave de tránsito de migrantes hacia Estados Unidos.

Aunque la ampliación del muro ya estaba prevista desde el gobierno de Trump, “refleja el patrón más amplio de responder” a los migrantes con medidas que pretenden bloquearlos, comentó la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

Pero la barrera “no reduce la migración, como hemos visto en estos años, sino que produce” daños a las personas que huyen de la violencia y la pobreza, y también al medioambiente.

En el mensaje inicial del tercer encuentro del Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad, la canciller Alicia Bárcena reiteró la intención se profundizar la cooperación en materia de seguridad entre ambos países.

En este sentido, recordó la colaboración cercana entre México y Estados Unidos en materia de migración, así como el compromiso para combatir las drogas sintéticas y el tráfico de armas desde territorio estadounidense.