EL NERVIOSISMO ATACA A FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO ESTATAL EN EDOMEX

0
235
  • Delfina Gómez mete el acelerador para construir gobernanza y ser factor positivo rumbo al 2024.

Desde la llegada de la maestra Delfina Gómez al gobierno del Estado de México, se abrió un proceso de cambio en las distintas dependencias que conforman la administración estatal, siendo nombrados los integrantes de su gabinete, lo que ha generado una auténtica reacción en cadena, al provocar otros relevos de funcionarios.

Pese a que algunos analistas habían previsto que esos cambios vendrían hasta el mes de diciembre, éstos están en marcha a todo vapor y no es para menos, ya que la gobernadora tiene la necesidad de imprimir velocidad a estas acciones, para contar con todos los engranajes de la maquinaria estatal bien aceitados y funcionando, para rescatar lo antes posible la palabra empeñada en campaña.

Así también, seguramente, es preocupante para ella ir enfilando a los posibles candidatos a las 125 alcaldías mexiquenses y a su gente en puestos clave del aparato gubernamental, por ello, el nerviosismo comenzó entre los funcionarios que formaron parte del gobierno anterior.

La comidilla entre pasillos de las diferentes secretarías es que la barredora está en camino. Algunos osados directores han mencionado que si a ellos no les piden la renuncia quiénes los pusieron en el cargo no firmarán su despedida, absurdo, así las cosas. Se resisten; se atrancan en las puertas de sus oficinas.

 

Sin embargo, dicho objetivo de la maestra Delfina, de dar cabal cumplimiento a lo ofrecido en los días de actividades proselitistas no puede entenderse ni mucho menos alcanzarse, si no hay de por medio un ejército de servidores públicos leales a la gobernadora, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos y si es preciso un extra a ese esfuerzo, para que la ciudadanía perciba que la transformación de la que habló la entonces la candidata, no quedó en mero discurso.

Por ello, Delfina Gómez requiere tener en los puestos clave, incluso en los mandos medios y en los servidores públicos de a pie, a personas completamente confiables, capaces, profesionales y que vayan en la dirección por ella trazada.

Eso explica que los relevos en el gobierno estatal sean acelerados y no apaciguados, pues aunque hubo quienes pensaron que el hecho de que se acerca el final de 2024 y muchos mexiquenses estarán ya más concentrados en sus planes para disfrutar las fiestas navideñas que en lo que pase en el gobierno, en la realidad no ha sido así, porque la maestra está trabajando por afianzarse en la confianza de la población y mete el acelerador para ganar mayor legitimidad y construir así la gobernanza que el Estado de México merece.

Y a lo anterior se suma que el año próximo habrá elecciones de presidente de la república, en algunos estados, en la capital del país, se renovarán los espacios legislativos federales y locales, así como los 125 ayuntamientos del Edoméx.

Hay mucho en juego en 2024 y Delfina lo sabe. El Estado de México volverá a jugar un papel clave para su partido morena en lo que viene. No puede ir a paso de tortuga.