FILANTROPÍA/ Alternativas de inclusión y movilidad social

0
84

Por Felipe Vega, Fundador y director general de CECANI Latam, empresa de capacitación a ONG y otras figuras no filantrópicas.

En nuestra era, la digitalización representa avances sustanciales en productividad pero también causa de segregación y estigmas a los no “evangelizados” con las nuevas tecnologías.

Así, resulta relevante destacar proyectos centrados en la educación digital.

El proyecto «Red Activa: comunidad digitalizada» es parte de la iniciativa de Inclusión Digital del Tecnológico de Monterrey, impulsado junto a socios comerciales y líderes comunitarios

El Tecnológico de Monterrey y las empresas Cisco, Alestra, Ikusi y Net Point lanzaron el proyecto “Red Activa: comunidad digitalizada”, que busca proveer Internet sin costo a comunidades cercanas a algunos campus de la institución.

El primer nodo de conexión de este proyecto fue instalado en el Cerro de la Campana, en Monterrey, en la casa de una vecina que ya operaba como un espacio de aprendizaje para niños y jóvenes.

En este proyecto se instauraron microlaboratorios digitales son espacios equipados con computadoras y conexión a internet para ofrecer alfabetización digital y desarrollo de competencias en comunidades desfavorecidas.

La meta fue llevar internet a comunidades desfavorecidas.

Esto resulta relevante si consideramos que, según datos del INEGI, en México, el 32 % de los hogares no tiene acceso a Internet.

Vale mencionar que en sectores rezagados tal condición se convierte en un factor de exclusión digital que genera brechas sociales, económicas, laborales y educativas. De ahí a que contribuir a la alfabetización digital y el desarrollo de competencias tecnológicas tenga un gran impacto social.

En este caso se genera a través de la instalación de microlaboratorios digitales en comunidades vulnerables.

El proyecto busca a líderes positivos en estas comunidades que acepten en sus domicilios la instalación de computadoras con acceso a internet para que sus vecinos y otros habitantes en zonas cercanas puedan aprovechar el equipo y la red.

La señal de internet se envía de manera inalámbrica, mediante equipo de telecomunicaciones otorgado por aliados tecnológicos del Tecnológico de Monterrey. El ancho de banda es compartido por campus cercanos a estas comunidades.

En cada uno de los campus se mapea a las comunidades colindantes a las que se puede beneficiar con este apoyo.

«Este proyecto es un ejemplo de cómo cuando se combinan la tecnología y la vocación de las personas por ayudar a sus comunidades, se pueden transformar entornos» – Carles Abarca

En este proyecto se busca ayudar a quienes realizan una labor social para contar con medios que les permitan difundir el acceso a la tecnología en una comunidad que, de manera natural, no lo tendría.

Al buscar incidir en esta brecha se buscan crear entornos para el florecimiento humano que ayuden a desarrollar mejores personas y sumar a una mejor comunidad.