FORMAN EN LA POLICÍA DE ATIZAPÁN A CAN PARA LOCALIZAR A PERSONAS SIN VIDA

0
257

Ante la desaparición de una persona, “Endor” será el héroe del olfato encargado de la búsqueda e, incluso, la localización de un cuerpo sin vida.

Se trata de un perro pastor belga malinois que es entrenado por policías de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito de Atizapán de Zaragoza en el Centro de Formación Policial, ubicado en la Colonia Los Cajones.

“Es un perro que estamos entrenando para detectar restos humanos, restos frescos, cadáveres en estado de putrefacción. Queremos estar listos para cualquier escenario”, comentó Fabián Ricardo Gómez Calcáneo, Director de Seguridad Pública y Tránsito municipal.

En las prácticas se utilizan escenarios reales para que el perro se familiarice con objetos y olores -por ejemplo derrumbes o deslaves- y, en cualquier llamado, el can trabaje sin que algún elemento lo distraiga.

“Busca” es la orden que su manejador, Luis Francisco López, adscrito a la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES) le da al todavía cachorro de nueve meses de edad, para que ponga en acción sus 220 millones de células olfativas y vaya detrás del pseudoaroma con el que en ese momento es entrenado, puede ser cadáver fresco o putrefacto, por ejemplo.

Y así como rastrea a ras de piso, también interviene en superficies con altura; lo hace en zig zag, de abajo hacia arriba, usando su instinto, para localizar a una posible víctima. Lo hace también entre piedras, lodo, agua, áreas abiertas y cerradas y para él nada de eso es factor de preocupación; pareciera que está jugando y obtendrá su pelota como recompensa.

“El perro se guía a través de un aroma para llegar a donde está su juguete, puede ser una pelota, una toalla, cualquier atractor que le llame la atención, que tenga un seguimiento hacia él, con eso nosotros nos damos a la tarea de llevar una introducción al aroma que nosotros queramos para localizar”, detalló el policía Willian Armas Cruz, encargado de la Unidad Canina de la Policía de Atizapán.

Pero no todo es trabajo. “Endor”, igual que los demás perros policía de Atizapán de Zaragoza, tienen su tiempo para esparcimiento. Los elementos los llevan a pasear, a ejercitarse sin ninguna orden para su labor.

“Pero cuando él sale a trabajar, ya sabe, se predispone. Sabe que cuando se pone su pechera o su collar, sabe que va a desempeñar una labor”, añadió Armas Cruz.

Otros perros policía con los que cuenta la Unidad K9 son “Bambino”, “Lucky”, “Kali” y “Hércules” quienes, en materia de detección y protección, potencializan el trabajo de la Unidad de Operaciones Especiales de la Policía de Atizapán de Zaragoza.