Gobernadora de Guerrero condena asesinato de Camila; exige investigación expedita

0
86

La gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado, condenó el feminicidio de Camila Gómez Ortega de 8 años en Taxco y pidió a la Fiscalía del estado garantizar una investigación expedita, pronta y efectiva para castigar a los responsables del secuestro y crimen de la menor.

«Como gobernadora y mujer, pero principalmente como madre, me sensibilizo y condeno enérgicamente el artero crimen del que fue víctima Camila, en el municipio de Taxco, un suceso indignante que no debe repetirse. La vida de cada una de nuestras niñas y niños es sagrada, mi solidaridad está con la familia de Camila», indicó a través de su cuenta de X, antes Twitter.

La gobernadora del estado aseguró que desde que supieron de la desaparición de la menor se han mantenido pendientes del caso, por lo que instruyó desde ese momento a la encargada de despacho de la Secretaría de Gobierno, Anacleta López Vega, establecer contacto permanente y brindar todo el apoyo necesario a la familia.

Agregó que además se activó el protocolo violeta de manera inmediata una vez que se tuvo el reporte de la no localización de la niña de 8 años, «implementando un importante operativo para su localización», el cual concluyó la madrugada del jueves cuando fue localizado el cuerpo de Camila dentro de una bolsa negra en la carretera Cuernavaca-Taxco.

“Me uno al dolor de la familia y amigos, así como de la comunidad taxqueña y guerrerense por la pérdida de Camila, a quienes reafirmo que este gobierno no va a permitir la impunidad y no descansará hasta llegar hasta las últimas consecuencias”, puntualizó.

Además, hizo un reconocimiento a las fuerzas federales, con quienes dijo que seguirá la coordinación gara garantizar la paz en Taxco y en toda esa región.

Secuestro y homicidio de Camila en Taxco
Camila Gómez Ortega desapareció tras haber acudido a jugar con su mejor amiga Lis a su casa en el callejón La Florida. La menor había sido invitada el miércoles 27 de marzo para pasar el día en una alberca inflable connsu amiga, de acuerdo con uno de sus tíos.

Ese mismo día en la tarde la mamá de Camila fue a recogerla a la casa de Ana Rosa Aguilar Díaz, amiga de ella y vecina, pero ésta le aseguró que su hija nunca llegó, por lo que empezó a buscarla en la zona y tras no localizarla acudió ante las autoridades para levantar un acta por su no localización. Durante la tarde de ese día la mamá de Camila recibió mensajes donde le exigían 250 mil pesos de rescate por la menor.

La noche de ese miércoles las autoridades emitieron la ficha por la desaparición de Camila y con ello inició su búsqueda. La familia de la menor consiguió videos de camáras de seguridad de dos vecinos en los que se ve que la niña de 8 años sí llegó a la vivienda, pero ya no salió de ella.

Además, en otro de los videos se ve a Ana Rosa bajar por el callejón con un bote con ropa, mientras que atrás de ella viene un hombre robusto cargando un bulto en una bolsa negra, el cual se presume que sería el cuerpo de la menor. Ambos abordan un taxi, pero antes meten la bolsa y el bote en la cajuela y se van del lugar, presuntamente para abandonar los restos de Camila.

Tras los videos, la familia de la niña de 8 años sospechó de la mamá de la mejor amiga de Camila y exigió a las autoridades actuar ante lo que en un primer momento era un secuestro y después se convirtió en el feminicidio de la menor, cuyos restos fueron localizados la madrugada del jueves en la carretera Cuernavaca-Taxco.

El caso de Camila causó indignación en pobladores de Taxco quienes esperaban que las autoridades actuaran luego de hacerse públicos los videos; sin embargo, ante la tardía respuesta, ya que presuntamente esperaban las órdenes de aprehensión, decidieron entrar a la vivienda de la mujer y sacarla a golpes por el secuestro y asesinato de la niña de ocho años.

La mujer fue sacada a golpes de su casa junto con dos hombres, quienes son dos de sus cuatro hijos, y en la avenida Los Plateros la turba los golpeó con palos, a puño cerrado y patadas mientras les reclamaban por haber matado a la niña de 8 años. Policías municipales llegaron al lugar y trataron de rescatar a los presuntos responsables. A uno se lo tuvieron que llevar corriendo, mientras que a otro lo llevaron caminando bañado en sangre y sin pantalones, mientras que la mujer fue la última en abandonar el lugar.

La mamá de la mejor amiga de Camila recibió golpes de hombres y mujeres enojados por lo ocurrido con la menor, que una vez que la habían subido a la patrulla la bajaron a jalones para seguirla golpeando en el suelo. Al final, los policías se la llevaron ante el Ministerio Público, pero la mujer murió debido a los golpes recibidos.