Subcomisario de Mérida al servicio de inmobiliaria, señalan vecinos

0
63
    • Pobladores de Santa María Chí y comisarías vecinas, cuestionan incongruencia en activismo de Wilberth Alfonso Nahuat Puc y posibles nexos con proyecto inmobiliario de Grupo Orve.

    A semanas de cumplirse un año del conflicto entre una parte de la población de Santa María Chí, subcomisaría de Mérida, encabezados por la autoridad auxiliar municipal, Wilberth Alfonso Nahuat Puc, por la presunta afectación ambiental de la granja de la empresa porcícola San Gerardo, cada vez surgen más dudas y cuestionamientos entre los vecinos sobre la legitimidad de la lucha social y la credibilidad de Nahuat Puc.

    Habitantes de Santa María Chí y de las demarcaciones vecinas de Yaxché Casares y Sitpach, concedieron entrevistas bajo la reserva de su nombre por temor a represalias, coincidiendo en identificar incongruencias de Wilberth Nahuat como subcomisario desde el 1 de diciembre del 2021.

    Entre las dudas vecinales más recurrentes se compartió que no se entiende porque Nahuat Puc solo se fija en la granja y no dice nada de la mega deforestación que se está realizando a menos de 1 kilómetro del poblado con el proyecto inmobiliario llamado “Ciudad Central Mérida” de Grupo Orve.

    “Hace exactamente un año al mismo tiempo del problema con la granja, también empezó el desmonte de esa constructora. Se pudieron meter los dos problemas, incluso se hizo una manta al principio donde se puso de Orve y después ya no dijeron nada por Wilberth. Hoy siguen deforestando y a ellos no les dice nada, ¿por qué quitó la manta cuando teníamos el campamento?, ese también es un problema ambiental, eso no lo entiendo y se me hace muy raro”, reprochó la vecina de Santa María Chí.

    De acuerdo con su sitio web y plataformas digitales oficiales de Grupo Orve, el proyecto “Ciudad Central Mérida”, tiene 6 de sus 8 etapas residenciales vendidas y 2 todavía en venta, dando seguimiento al grado de avance de esta magna obra desde sus redes sociales.

    Las preocupaciones más frecuentes entre los entrevistados de Santa Marí Chí y Yaxché Casares se centraron en la llegada de personas de alto poder adquisitivo que podrían marcar una preferencia en la distribución y suministro de servicios como la luz y el agua.

    “Seguro estos nuevos vecinos que ni serán yucatecos, la pasarán a todo dar con sus servicios de luz y agua y nosotros seguro tendremos más fallas que de costumbre y como será zona de más plusvalía ahora hasta saldrá más alto nuestro predial, ¿por qué no dice nada ese comisario?, pareciera que está protegiendo a esa inmobiliaria”, aseveró un joven vecino de Yaxché Casares.

    Al respecto, el vecino hizo alusión a dos publicaciones que el subcomisario publicó en sus redes sociales, en una con fecha del 25 de enero del 2023 comenta sobre el proyecto inmobiliario (imagen abajo) donde en su texto denota cierto interés por abordar el tema con los vecinos, cosa que al parecer no ocurrió.

    La segunda publicación con fecha del 19 de enero de este año, casi un año después, compartió la imagen de una casa diseñada por un arquitecto de renombre, a lo que el joven de la comisaría vecina mencionó que pudiera pasar como un gusto disfrazado pero el comentario le pareció extraño al no cuestionar la cercanía de esas obras de lujo y que la propiedad corresponda a ese mismo estilo.

    Por su parte una señora de Sitpach que sostuvo conoce a Wilberth Nahuat desde hace tiempo, expresó que su interés ambiental es muy dudoso, “Para empezar hace unos años trabajó en una empresa de refrescos de esas que se queja de que extraen mucha agua y la contaminan, eso no da buena espina, es más vi que hace poco fue a cobrar su finiquito y de la nada el año pasado se va contra una granja que creció junto con él y hasta ahora dice algo, pero no dice nada de las casas que están construyendo muy cerca, no me creo ese cuento”.

    El común denominador que llamó la atención de los entrevistados fue que después de tantos años de ser vecinos de una granja de cerdos, este pareciera el perfecto distractor o cortina de humo para que pase desapercibido el nuevo vecino mientras se ejecuta una mega deforestación y extermina áreas verdes cercanas a la comisaría ubicada al norte de Mérida.